2014-07-30

¿Por qué no durará eternamente?


Estamos en pleno verano y los días son largos y luminosos. Tanto si tienes vacaciones, como si no, o si desgraciadamente no tienes la fortuna de tener trabajo, seguro que estos días te parecen igualmente hermosos. A primeras horas de la mañana, mientras el día todavía mantenía ese fresco cálido de la madrugada, y bajo un cielo límpido, sin tan siquiera una nube, de un profundo azul, comparaba estos momentos con los días de frío invierno, en donde a veces empezaba a escribir algún post en mi móvil, aprovechando algún hueco, con las manos ateridas de frío, el aliento congelado, y temblando. A veces se me hacía el dolor insoportable y tenía que retener lo que trataba de contar en mi mente para poder abrigar mis manos en los bolsillos y mitigar esa tortura.

Estés donde estés seguramente que estos días disfrutas de la playa, de la piscina, o de un simple paseo por la ciudad. Y es que los barrios, pueblos y villas se llenan de vida en estos días, la gente se reúne en los soportales y las plazas hasta la noche, y hay fiestas, espectáculos y romerías al aire libre por toda nuestra geografía. Incluso solamente con abrir la ventana y ver este día, el luminoso cielo, el bullicio, la alegría de los colores del verano, uno se llena de alegría, se le levantan los ánimos. Aunque tengas que hacer cosas ingratas (papeleos, visitas a médicos o tareas desagradables), el ánimo que sientes es muy diferente cuando sales en camiseta, cuando el color (y el calor) inunda tu cuerpo. Es mucho más gratificante hacer todo eso en estas condiciones que en mitad de una lluvia torrencial, calado hasta los huesos, arrastrando el paraguas y defendiéndote entre el frío que te hace temblar.




Si tienes la suerte, encima, de vivir en una ciudad costera, la sensación gratificante que recorre tu cuerpo se multiplica: los paseos marítimos, el mar, la playa y los acantilados evocan una atmósfera estival a pocas cosas comparable.

No es extraño que oleadas de turistas nos asolen durante estos meses, provenientes del Reino Unido, Alemania o Suecia. Para ellos esto es algo excepcional, nada que ver con sus fríos polares, sus tardes lluviosas, su té de las cinco tras los ventanales de un club en una tarde mortecina. Luego nada es comparable a salir a la calle y abrir los brazos para sentir la brisa marina, en lugar de caminar pesadamente con un abrigo y dos kilos de ropa encima.


Incluso Casio lo sabe. Para el invierno suele lanzar sus modelos de snowboard, dentro de sus variantes G-Lide (GLS-8900, GLS-100...). Son modelos resistentes, no sólo al agua y a los impactos, sino a las bajas temperaturas, con LCD especiales para que puedan aguantar la congelación. En verano, sin embargo, los cambia, y sus lineas G-Lide (GWX-5600, GWX-8900...) se transforman en luminosos relojes que en lugar de resistir las bajas temperaturas tienen células solares que recogen la luz del día. De los relojes para el duro y frío invierno, pasamos a los agradables y cálidos relojes de verano.

Por todo ello no resulta extraño que haya gente que siga al sol. "Follow the sun", decía un famoso lema. Hay surfistas que viven por y para el sol, y hay franceses que viven todo el año esperando la llegada del mes de julio y vivir en sus caravanas la fiesta del Tour de Francia. Que lástima que estos paradisíacos momentos, esta atmósfera, este ambiente, no sean eternos. Que lástima que este sol, que marca la huella de nuestro reloj en nuestra piel, no sea para siempre. Todos sabemos que tarde o temprano volveremos al metro anquilosados, a los coches aparcados congelados, al invierno adormilado. A la naturaleza ocre esperando latente el verano. Disfruta ahora porque no, no dura eternamente. Así que aprovéchalo y no pienses si estuvieras aquí o allá, o en un sitio o en otro. El sol sale igual para todos y es un regalo. No lo desprecies.


Follow The Sun - Xavier Rudd

Sigue, sigue el sol
y en qué dirección sopla el viento
cuando aparezca el día
Respira, respira el aire
define tus intenciones
sueña con cuidado
mañana es un nuevo día para todos
una nueva luna y un nuevo sol.

Entonces, sigue, sigue el sol
la dirección de los pájaros,
la dirección del amor.
Respira, respira el aire
siente este momento
siente este aire
mañana es un nuevo día para todos
una nueva luna y un nuevo sol.

Cuando sientes que la vida llega como un peso pesado
cuando sientes esta sociedad loca añadiendo tensión
da un paseo hasta el borde del agua, recuerda tu lugar.
Muchas lunas han emergido y han caído, desde hace mucho, mucho tiempo,
Entonces, ¿cual es el camino del viento
y qué es lo que dice tu corazón?

Así que sigue, sigue al sol
sobre el camino que el viento sopla
cuando este día nace.



| Redacción: Zona Casio

10 comentarios:

  1. Magnífico post y buenísima canción, le quita a uno la depresión.

    ResponderEliminar
  2. si no tienes trabajo ya vienen 1 millon de africanos que va a dejar entrar el coletas a pagarnos las pensiones, tranquilo

    ResponderEliminar
  3. Sólo hay verano cuando ya pasó el invierno ;)

    Sl2 desde una ciudad costera.

    ResponderEliminar
  4. Soplo de aire fresco (me refiero al post) para acompañar a este calurosísimo verano.

    En verano se disfruta más de todo, y además verano y relojes se llevan muy bien. Lo luces más y lo usas más, ya que generalmente hacemos más cosas en esta epoca y por tanto miramos más el reloj para ir de una cosa a otra, para no pasarnos mucho tiempo al sol en la playa, etc..

    Es verdad que los que vivimos en la costa lo tenemos más fácil y barato (si nos gusta). Pero aunque se esté en el interior, el verano es alegría...

    Un saludo desde Málaga, ciudad de luz y embrujo...

    ResponderEliminar
  5. Excelente post, magnífico, aunque yo no lo puedo apreciar del todo porque en mi país siempre es verano, y ya saben, cuando uno tiene algo, no lo aprecia igual que si no lo tuvieras.

    ResponderEliminar
  6. Cierto Miguel Angel. Cuando vienen amigos o familiares a mi casa desde el interior, se extrañan cuando les digo que estoy harto de playa...

    Por cierto, ¿que país? si quieres decirlo...

    ResponderEliminar
  7. vaya suerte tienes Miguel. Te invito a pasarte por aquí en invierno, jeje

    ResponderEliminar
  8. Así es Francisco Rivero, como dice el dicho, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

    Peugeot, jajaja, el invierno tiene su encanto siempre y cuando estés de vacaciones en un país que lo tenga, y que vengas de uno de puro verano. Pero aún así la gente del verano eterno suele planificar sus vacaciones en el exterior para los meses de abril en adelante hasta septiembre, para evitar el frío.

    ResponderEliminar
  9. Maravillosa entrada.
    En mi tierra, Melilla, el verano es muy caluroso y, aún así, una bendición.
    Pienso que el verano es una época, lógicamente, de explosión de la vida, una etapa en el ciclo del renacer en la que recordamos que, aunque pase el tiempo, en el corazón somos siempre jóvenes.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevos e interesantes analógicos: Casio MTP-SW310

Entre las novedades que Casio nos trae para este mes, merecen una mención especial unos modelos analógicos muy interesantes. Perteneciente...