Previo. Este verano sólo vas a oír hablar de una cosa: AE-1300


Al Casio AE-1300 lo teníamos muy olvidado. Desde que salió al mercado prácticamente no lo hemos mencionado. El éxito de su rival (el Casio AE-1200) le ha eclipsado totalmente, y es un éxito que el AE-1300 no ha repetido ni contra el cual ha podido enfrentarse. Mientras en las relojerías los AE-1200 se siguen vendiendo a puñados (y en muchas ya tienen varias de sus versiones agotadas sin saber siquiera cuándo Casio podrá suplirles), y mientras Casio no cesa de reponerlos una y otra y otra vez, al AE-1300 "nadie lo quiere". Si visitas foros, si escuchas a usuarios y fans de Casio, si navegas por Internet, comprobarás que el AE-1300 está arrinconado, y quien no le critica abiertamente simplemente lo ignora. Pero tranquilos, eso va a cambiar. Al menos para nosotros.

En las próximas semanas (si todo va según lo previsto) publicaremos una review específica sobre él. Pero lo verdaderamente fuerte también lo protagonizará este reloj: el AE-1300 será la estrella de una novela corta que publicaremos bajo el auspicio de Zona Casio y de LaOcho (ya os diremos cuando conseguirla, ya os diremos cómo). En ella el AE-1300 será el elemento no sólo vital, sino central de la historia, en torno al cual girará todo lo demás.




No sabemos si esto hará que la imagen del AE-1300 mejore, pero os aseguro que lo veréis desde un prisma diferente. Como adelanto os publicamos en exclusiva su introducción. y os sugerimos que hagáis un hueco en vuestra agenda, porque ya teneis lectura para este verano. Os fascinará, ya lo veréis.




Cuando Casio presentó el modelo AE-1300 en el mes de febrero de 2014 tengo que confesar que me sentí bastante defraudado. Al principio era lógico considerar que se trataba de un modelo LCA (normalmente los AE lo son), pero resultó que era íntegramente un numérico digital (y no un analógico digital, que es lo que significa LCA). Pero a medida que han ido transcurriendo las semanas y los meses no he podido sacarlo de mi mente, y cada vez que me encontraba con él me atraía más y más esa críptica imagen que tiene, ese frontal inspirador con detalles a color que evocan complejas fórmulas matemáticas, diagramas de flujo algorítmicos para el control del tiempo de los que hace gala este AE-1300 y que es, precisamente, su punto fuerte.

Elegirlo como protagonista de esta novela corta no era más, por tanto, que una consecuencia lógica de todo ello. Y es que quien se preocupe en investigar y buscar en profundidad sobre sus funciones, comparándolas con otros modelos y otras gamas de reloj, se dará cuenta de que hay muy pocos así. Más allá de su atractivo exterior, con los seductores colores de cajas y leyendas, este reloj ofrece un control del tiempo sin parangón. Lo mejor de todo es que huye de los estereotipos de "reloj de runing", prescindiendo de almacén y memorias de registros que otros relojes tienen, y los cuales siempre se te olvida cómo limpiar. La mayoría de las veces en ese tipo de relojes acabas con un módulo "sucio", caótico, que llega a producir cierta aversión lidiar con él.

El AE-1300 no es así, es más intuitivo, más natural. A pesar de su tremenda complejidad (nada más y nada menos que nueve temporizadores, con función de repetición), la distribución de la información es magnífica, con dos zonas de display que son capaces de trabajar al unísono (en el cronógrafo lo hacen). Prueba de todo este desglose tecnológico y de esta potencia numérica y matemática es el hecho de que Casio nos advierte que un abuso de sus prodigiosos contadores puede llevarnos a agotar la pila del reloj, ¡a pesar de ser ésta de diez años de duración, y a pesar de contar con una de las mayores pilas del mercado! Y también, conviene no olvidarlo, a pesar de estar fabricado con el LSI de bajo consumo de Casio, una circuitería que ningún otro fabricante posee en el mercado.

Por todo ello es lógico que el AE-1300 sea el mejor protagonista de una historia de ciencia-ficción como ésta. Una historia que parte de un presente y que nos transporta a un futuro probable en el cual relojes como el AE-1300 se han convertido en leyenda.


| Redacción: Zona Casio

8 comentarios:

  1. ¡¡Pués claro que sí!! Que no fuese LCA no significa que haya que sentirse defraudado. Al contrario que a tí, yo no me sentí nada defraudado al tenerlo, sino afortunado de tener ese reloj por tan bajo precio. Ya me he expresado muchas veces en este blog sobre este reloj cuando he tenido la más mínima ocasión.

    ¿Para que sirve ese miiiiini reloj digital, que ni siguiera miramos cuando vemos la hora?. Ni ese mapa tan ridículamente pequeño y mal dibujado, que, si lo pensáis bien, no nos sirve para nada. Y que conste que yo tuve uno, pero ese, que compré atraído por el dichoso mapita, sí que me defraudó y lo regalé. Sin embargo esos círculos del AE-1300, moviéndose cada uno al compàs de una cadencia distinta, le dan vida al reloj.

    Por no hablar de las funciones. que superan ampliamente al AE-1200. Y si es el look, ya sé que cada uno tendrá sus gustos, pero éste es guapo guapo de verdad.

    Pués me alegro de lo que comentas aquí, no sólo porque haría justicia a este reloj, mejorando una imágen que nunca tenía que haber sido mala. Obviamente estamos hablando de un reloj con ese precio, así que nadie pida el "oro y el moro", porque para eso hay que soltar unos cuantos euros más.

    ResponderEliminar
  2. Como amante de la lectura y la escritura, espero con ganas ese relato.

    En cuanto al AE-1300, a mi me gusta más que el AE-1200. Su versión de resina negra, me parece muy acertada. En cambio el AE-1200, lo encuentro demasiado recargado estéticamente.

    Al 1300, le falta la versión plateada, y las ediciones con correas NATO, que tienen los 1200.

    ResponderEliminar
  3. Pues suena interesante...

    ResponderEliminar
  4. Por curiosidad ¿a cual te refieres guti?, porque como puedes ver hay dos versiones con caja negra.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusta bastante, aunque encuentro el funcionamiento del cronometro medio muy raro. Ya se que me van a decir que esta mal dicho, pero me explico: no digo que este mal, pero es diferente a lo que estaba acostumbrado y me parece que no se bien como funciona....

    ResponderEliminar
  6. Ambos relojes me parecen validos. Uno el AE 1200 precioso en diseño....y el AE 1300 con vuestros comentarios sonbre lo extraño de su lectura me parece ya una leyenda. Sin duda es para mí un imprescindible ya...

    ResponderEliminar
  7. Francisco Frivero, el primero de todos, el más clásico es el que personalmente me parece más conseguido.

    ResponderEliminar
  8. Creo que el AE1200, sin ser un mal reloj, esta sobrevalorado. Yo también tengo ganas de tener en mis manos un AE1300, según lo que dice Francisco no debe estar nada mal ese reloj

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Baby-G (Casio Japón)

El catálogo "autumn-winter" correspondiente a la temporada 2017/2018 de Baby-G, ya ha visto la luz en Japón. En su pdf de 6,1 MB,...