De lo importante que es la primera experiencia con un fabricante


Mi primer teléfono móvil fue un Mitsubishi. Hasta entonces nunca había tenido muchos encuentros con esta marca japonesa, pero la Mitsubishi Electric me merecía todos los respetos y más, y me causaba muy buenas sensaciones.

Podéis imaginaros la ilusión que tenía cuando, ya en casa, abrí la caja para encontrarme con mi primer teléfono móvil. ¡Por fin! Pero entonces... ¡oh, desastre! El teléfono no funcionaba. Sí se encendía y apagaba, pero cuando te ponías a realizar una llamada parecía que la cosa no iba con él. No hacía nada.



Llamé a Movistar (por aquél entonces los "call centers" sí te atendían como es debido y no se dedicaban a venderte ningún producto), y tras pruebas y más pruebas con la Red, el técnico me aconsejó que regresara a la tienda a cambiarlo. A partir de aquel momento me dije: "Mitsubishi nunca más". Y así ha sido. Ni una mísera bombilla de Mitsubishi me he vuelto a comprar.

Luego me enteraría que no había sido el único con esos fallos en su móvil. Los Mitsubishi fallaban más que una escopeta de feria.


Mi primera cámara digital fue una Fujifilm, de ella guardo muy gratos recuerdos, aunque devoraba pilas a la velocidad que se deshace un cortadillo de azúcar en la boca. Aún así me aguantó muchísimo, y me deshice de ella -la regalé a un amigo- por puro aburrimiento, no por otra cosa. Luego adquirí una Nikon, para probar una marca diferente, y, además, teniendo en cuenta que en el mundo de la fotografía es una marca muy famosa. ¡Horror! Nada más adquirirla y probarla con detenimiento me dí cuenta de una cosa: su extrema fragilidad. Parecía que se te iba a desarmar entre los dedos. Pero lo peor no era eso: tenía un firmware penoso. Cada vez que sacabas una foto tenías que sentarte a esperar para que volviera a cobrar vida y así sacar la siguiente foto. Soporífero. Ni en el SAT ni en los numerosos foros "oficiales" que consulté supieron darme una respuesta. Al final resultó que esas cámaras "eran así". Es decir, que no tenía ningún problema, ese era su funcionamiento normal. De modo que en cuanto tuve ocasión volví a adquirir otra Fujifilm. Nikon nunca más.

Y hablando de relojes, mi primer reloj digital fue un Casio, con una durísima caja de metal, irrompible. Me duró hasta que se agotó la pila. Entonces llevé un Citizen, También digital. Estaba bien, era buen reloj, y de él guardo un grato recuerdo. Lo malo es que su tapa trasera, de metal, y que iba a presión, se acabó aflojando y caía por sí sola en todas partes. Me desesperaba. Llegué a tener que ponerle un plástico doblado para que se apretase más, pero fue inútil. Así que me dije también: Citizen nunca más.


Es curioso cómo nos llega a afectar la primera impresión -o la primera experiencia- con las cosas que compramos. Las generaciones de hoy en día, muchos niños y chavales, acostumbrados al "usar y tirar", a las marcas blancas y a las tiendas de "los chinos" en donde compras cualquier tontería y sabes que apenas te durará un día, no suelen tenerlo muy en cuenta, o fijarse en ello, pero para los que ya peinamos canas desde luego tenemos muy en cuenta la calidad de un producto y nuestra experiencia con él. Sea para bien o para mal, quiero decir: para seguir comprando la misma marca, o para cambiarnos a otra lo más rápido posible.

Muchos lo hacen con su coche, y a la hora de cambiarlo por otro no solo tienen en cuenta el precio y la estética, sino también el cómo les fue con esa marca en anteriores ocasiones.


Con Casio tengo algunos sentimientos encontrados. Por una parte yo,que viví la calidad de sus relojes en los ochenta y parte de los noventa, sé, como seguramente sabéis vosotros, lo buenos que son. Pero temo que eso no lleguen a saberlo las nuevas generaciones, ni que puedan disfrutar de esa bonita experiencia, de poder llevar un producto en el que sabes que puedes confiar. No hace mucho le regalé a una chica un precioso Casio en color blanco, con una pila de larga duración para que no se preocupase más de la tortura de andar abriéndolo cada dos años para cambiarle la pila. Hace unos días se lo vi: el color blanco se había vuelto un marrón de muy mala impresión, y el brillante recubrimiento se estaba cayendo en laminillas, como si el reloj estuviera "mudando la piel", algo horrible de ver. Me vino a decir esta chica: "Casio uno y no más".

Y lo sentí, y lo lamenté, y casi no quise ni oírla, sólo le dije: "tu no sabes de lo que hablas". Pero luego, en privado, me puse a pensar en toda esa gente que adquiere relojes con exterior de camuflaje, con exterior lustroso, o con correas que no se pueden cambiar ni para limpiarlas, y me pregunté qué impresión se llevarían ellos de Casio. Y qué impresión se puede llevar alguien que compra un reloj por ser resistente a los golpes, al agua y al barro, y luego descubre que no puede ponérselo porque su exterior se ha convertido en algo sucio y se va desconchando.


Yo, tu y seguro que la mayoría que nos leen sabemos que Casio sigue haciendo productos muy robustos y fiables (correas de nylon, de fibra de carbono, de Cordura...), pero muchas otras personas que lo ignoran y llegan a Casio de casualidad, ¿qué impresión se llevarán con algunos de sus otros productos? Eso es lo que me preocupa. Eso es lo que me duele.

| Redacción: Zona Casio

11 comentarios:

Peugeot dijo...

La reflexión esta bien, y coincido en casi todo, pero el Citizen que compraste, y el Casio que le regalaste, al menos siguen funcionando, cosa que no pueden decir los relojes de los chinos, ni el teléfono ni la cámara digital. Puede el exterior desgastarse, o las correas romperse, pero el reloj seguirá dándote la hora fielmente. Esa es la diferencia.

Diego eRRe·eLe dijo...

Que gran entrada, felicidades!

Diego eRRe·eLe dijo...

Peugeot: el que de la hora es una parte de la ecuación, la otra tiene que ver con la calidad de construcción y materiales empleados.

sl2.

Peugeot dijo...

Bueno, visto así tienes razón Diego

guti.bitacoras.com dijo...

Coincido en la merma de calidad en los modelos de Casio conforme avanza el tiempo. Y también en la poca innovación tecnológica que ofrecen.


Efectivamente puede llegar a ser una mala primera impresión, aunque personalmente, suelo dar más de una oportunidad, a Mitshubishis, a Nikon, y a Casios.

Francisco Frivero dijo...

Sí, pero es verdad que te marca. Psicológicamente no se puede evitar. Vas a comprar algo, y aunque pienses que aquel desastre fué mala suerte, si ves otra marca con las características que buscas, casi que tiendes a irte por esa otra, por si acaso.

Recuerdo que hace tiempo compré una caja de 25 DVD´s de la marca TDK (una marca buena, de prestigio). Me salieron más de 10 "posavasos". La siguiente caja la compré de otra marca, no cambió nada, ni la grabadora, ni la versión del Nero, ni la configuración, nada... todo era igual, pero salió todo bién. Jamás he vuelto a comprar un TDK, y por entonces grababa DVD´s a cientos, y ni un sólo "posavaso" más. Seguramente aquella remesa tendría algún defecto, pero psicológicamente... ¡ni un sólo TDK!...

Mr. Grumpy dijo...

Bueno cada persona y experiencia es un mundo...yo también me suelo dejar guiar por las primeras impresiones, aunque a veces les doy una segunda oportunidad. Por cierto yo también soy fan de las Fuji, menos famosas que las Canon o Nikon pero con una calidad excelente...
Saludos.

Mr. Grumpy dijo...

En cuanto a los Casio la gente no aficionada suele tener la imagen de reloj barato, pero ignoran totalmente que además de los super ventas Collection Casio tiene modelos punteros en el ámbito digital. Sin duda, calidad/precio pocas marcas hay mejores. En cuanto al Citizen que tuviste siento que te saliera malo, pero creo que deberías darle una segunda oportunidad, aunque sea un foro sobre Casio yo sólo puedo decir cosas buenas de ellos, tengo un par y van de maravilla.

Elmer Homero dijo...

Articulo excelente. Yo tampoco soy de dar segundas oportunidades, y a veces la cargo hasta con la tienda que me lo vendió. Recuerdo mi primer aparato de DVD que compre en radio shack, tan malo que jamas volví a la tienda. Otras veces es la decepción, como cuando quieres un producto y tienes que hacer malabares para conseguirlo y resulta malo. Como mi primer y único reloj lotus. Me encantaba su diseño pero resultó ser una porquería. Casio ya no es lo que era, es cierto, pero aún siguen haciendo buenos productos, yo tambien fui testigo de todas sus inovaciones en los ochentas. Lamento tu caso con citizen, pero te puedo decir que yo he tenido decenas de ellos y jamas he encontrado problema alguno. Finalmente, la primer impresión es más importante cuando se trata de ciertas cosas, por ejemplo un retaurant. Vas y comes y despues te pones malo, e independientemente de si fue por la comida de ahí o no, ya no regresas.

cachemir dijo...

Yo como Elmer, no solo dejo de comprar de esa marca -si puedo evitarla la evito-, sino que además dejo de comprar en la tienda, sea tienda física o de internet. No me gusta repetir las malas experiencias.

fernando fernandez dijo...

me he comprado hace poco unas gafas de sol Ray Ban, las he pillado con un gran descuento, estoy contento, pero me da rabia que al pasar la uña por las letras que tienen por dentro escritas en la patilla se borren facilmente, porque pasa eso en unas gafas tan caras, que desilusion.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...