Se acabaron los treinta, ¿y ahora qué?


G-Shock ya está a pocas horas de superar la treintena, y este año ha sido en parte una locura de ediciones especiales y lanzamientos, en la que nos hemos embriagado y en cierta forma eso ha hecho el efecto de que en buena parte nos dedicásemos a exigir más y más, funciones, complementos, diseños... materiales y acabados para todos los gustos y colores, visto que estaban lanzando de todo. Creo que pocas marcas han conseguido lo que ha hecho G-Shock este año, con tanta variedad y polivalencia en sus modelos que ha llegado a un punto en donde casi podamos elegir el color o las formas que nos interesen. En la mayoría de fabricantes puedes elegir el color de un mismo modelo -y eso con suerte- entre cinco o seis tonos, pero en G-Shock puedes hacer eso con relojes muy diferentes entre sí, no solo en cuanto al diseño de sus cajas, sino también en su tecnología y en sus movimientos, analógicos o digitales.

En este 2013 G-Shock ha ido más allá, e incluso podías elegir texturas. Un ejemplo de esto lo tenemos en los acabados que simulan la piel de un reptil, o en los "geometric". A esto hay que añadir los displays espejados, los fondos espejados, los acabados lacados o brillantes, los camo, los medio-brillantes... Y si a estas añadimos las proporciones como los Big-Case, las hebillas como las de simple y doble brazo, las correas textiles o de resina, o las capacidades de resistencia como Mudman, Gulfman o Riseman, la posibilidad de combinaciones puede ser gigantesca.



G-Shock, sin embargo, ha ido abandonando otros acabados o conceptos que en el pasado también había incluido. Por ejemplo, los acabados semi-transparentes, antaño utilizados en varias de sus series, ya apenas se usan por el desastroso resultado que ejerce sobre ellos el paso del tiempo, no solo presentando un sucio color negruzco o parduzco, sino un aspecto envejecido bastante lamentable. También está dejando de lado "inventos" como las correas reforzadas, este año no hemos visto ni un solo lanzamiento de un modelo con una correa reforzada con fibra de vidrio, por ejemplo. Y los pocos que han salido reforzados con fibra de carbono lo han sido en sus gamas más elitistas, y a veces únicamente para el mercado japonés. Por fortuna, esto lo abandona a cambio de conceptos o materiales diferentes, quizá menos exóticos y llamativos, pero más asequibles y, en el día a día, más sufridos, como son las correas de nylon (hemos visto varios de estos relojes en este último año) o reforzadas con fibra Cordura, cuya fabricación es más sencilla y el precio del reloj no se dispara tanto.

Hemos visto, por lo tanto, movimientos en uno y en otro sentido. Conceptos, materiales y modelos que se dejaban de usar, pero siendo sustituidos a su vez por otros que cumplen su función perfectamente. Para despedir este año Casio en Japón emitió hoy un comunicado en donde vienen a decir que "seguirán por esta línea", y bien lo han demostrado desde ya con los adelantos que habrá en el año que empieza mañana, y que, como viene siendo habitual (y a pesar de que enero y febrero no suelen ser meses muy prolíficos para novedades en Casio) tendremos variantes y nuevos modelos para todos los gustos.


G-Shock camina ya hacia su trigésimo quinto aniversario. Este año, entre todo lo que hemos visto, a la mayoría de nosotros, los que seguimos día a día sus novedades, nos quedará seguramente el Rangeman como una de sus estrellas, el DW-5030C como el más equilibrado de todos, y el GW-T5030C como una muestra de exceso, de lo que podría hacer (si quisiera) y de lo que es capaz de vender, demostrando la auténtica pasión que sienten muchos miles de personas por esta marca, capaces de pagar asombrosas cantidades que superan los miles de euros por una edición peculiar y limitada.

En lo que a mí respecta, me queda una espina clavada, un "pero" a G-Shock, cierto lamento y una cierta frustración. Hubiera deseado una re-edición, aunque fuera limitada (como el DW-5530C) del G-7800. No ha sido posible. El G-7800 seguirá acumulando polvo entre los archivos (quizá para siempre) de Casio, donde amontona las especificaciones de asombrosos modelos como los Marlin o los CFX de los que hemos hablado hace poco. Seguirá siendo uno de los "G", dentro de la gama media y baja de G-Shock, más asombrosos de la historia de esta marca. Y mientras G-Shock lo denigra a la ignorancia, al recuerdo, su leyenda crece y crece. Se hace mítico, camino a convertirse en uno de los relojes por el que se preguntarán las generaciones futuras. Quizá dentro de otros treinta años alguien nos cuestione si existió de verdad. Pero sí, existió. Damos fe. Nosotros lo hemos visto y tocado.


- G-Shock, ediciones especiales Aniversario:

- G-Shock, ediciones especiales 30 Aniversario:

- G-Shock, ediciones especiales 30 Aniversario G-7800 (recreaciones):

| Redacción: Zona Casio

5 comentarios:

  1. dónde decís que se vende el lighting yellow? jeje

    ResponderEliminar
  2. No se vende, solo es una recreación, un montaje vamos.

    ResponderEliminar
  3. Yo quieo el g-7830 Resist Black, que bonito les hubiera quedado así. Y el g-7830 Initial Blue. Bueno, quiero los dos. Me alegro que no los hayan fabricado, porque me hubieran hecho gastarme lo que no tengo.

    ResponderEliminar
  4. No había caído en el hecho de las correas de resina reforzadas. Efectivamente parece un concepto terriblemente interesante. El complemento ideal para la "frágil" resina, sin embargo por algún motivo, han aparecido muy pocos modelos con ellas, y como decís, cuando lo han hecho, sólo para el mercado japonés.

    El G-7800, me parece un reloj super futurista, que coincido con vosotros está abandonado. Es una lástima, porque más que una reedición, le tocaría una actualización: GW-7800, y cargado de tecnología.

    El punto positivo que veo, es que acabada la vorágine del 30 aniversario, Casio dispondrá de 5 años más para innovar de verdad. No me refiero a cambios de colores, diseños, o combinar elementos ya existentes en otros modelos, sino a innovación tecnológica real, como hacía antaño.

    Esperemos que este 2014 nos traiga esa innovación.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, yo también creo que G-Shock no ha tocado techo, a pesar de casi llegar a los altares con el MTG-S1000.

    Es verdad que con el G-7800 podían haber hecho algo más, siendo como es un reloj muy equilibrado, podía dar más de sí.

    Esperemos, y creo que así será, que en los próximos años sigan innovando en estos relojes, que como bien decís, tiene muchos seguidores. Sobre todo en las correas, ahí es donde también deberían centrar mucho su atención.

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...