No menosprecies a la marca que te da de comer (dedicado a los minoristas)


La mayoría de regalos que han hecho amigos o conocidos a otras personas, en cuanto a relojes se refiere, han sido modelos de Casio, influenciados siempre por mi opinión, insistencia y amor a la marca. Pero como digo esto, también es verdad que la mayoría de regalos que han recibido de terceras personas amigos y familiares no han sido relojes de Casio. Muchas veces han sido marcas menos conocidas pero con relojes de un valor, unas características y un precio muy similar. Me atrevería a decir que Casio está muy por delante de todas las demás cuando se trata de modelos digitales, pero en analógico le salen rivales por todos sitios.

Antes había muchas más, pero aún quedan tiendas en los barrios de las ciudades cuyos escaparates están casi en un 50% dedicados a relojes de Casio. En mi barrio existe una así, y lleva con los mismos relojes desde hace más de cinco años (y creo que incluso más). Si unimos esto con lo dicho anteriormente tendremos como resultado que un altísimo porcentaje de clientes ve a Casio como algo obsoleto, y cuando van a decidir un reloj para regalar, cualquier modelo "extraño", poco visto o diferente les resultará más llamativo que los que ven una y otra vez en el escaparate.



Estos modelos rivales han surgidos, muchas veces, de esas famosas marcas de "la nueva ola", con factorías subcontratadas o movimientos de terceros y que sólo mantienen en España, Alemania o Suiza, sus oficinas administrativas con cuatro contables y una secretaria. Yo no tengo nada en contra de esas marcas, cada uno tiene que ganarse la vida como buenamente pueda (o le dejen), mi crítica principal va hacia todas esas tiendas que hacen muy poco por aportarle buena imagen a Casio y, por ello, están dañándose a sí mismas y dañando sus ventas.

Conozco alguna que tiene su escaparate plagado de F-91 porque "vende muchos". De acuerdo, me parece perfecto, pero en la época de Internet en la que estamos, no puedes quedarte dependiendo de ese humilde modelo para cerrar el mes. Al menos si quieres crecer. No entiendo cómo hay tiendas que acaban de estrenar en sus escaparates los W-215, ¡pero si llevan ya meses entre nosotros! Lo peor es que luego, cuando los traen, se hartan a traer "duplicados" del mismo modelo como si no fueran a vender nada más durante decenios. Con la variedad y vistosidad de la gama de Casio, por la misma inversión podían acrecentar la oferta que exponen ante los clientes. Por ejemplo, los modelos a color llaman mucho la atención, sobre todo cuando éstos son baratos y muy completos, como es el caso del W-735. Pero ese apenas se verá "en directo". Ahora se les complicará aún más las cosas para que ese tipo de tiendas "humildes" logren seguir capeando el temporal. Porque el tirón de marcas como Edifice o G-Shock sólo lo podrán aprovechar representantes muy elitistas, y ninguna de esas tiendas con sus obsoletos productos tienen la imagen ni la capacidad de actualización que exige Casio.


Lo peor de todo esto es que a la mayoría ni les importará. Si no venden Casio venderán una marca "de los chinos" o cualquier "tontería" que salga. La gente seguirá buscando sus F-91 y la mayoría de "buenos clientes" (es decir: los que tienen dinero), a los que no se les puede engañar porque tienen muchos medios para saber qué es lo último que Casio ha lanzado al mercado sin necesidad de fiarse del escaparate de la tienda como hace años, se irán a comprar los relojes que necesitan (y de cualquiera de las gamas de Casio) a esos distribuidores que no sólo han sabido adaptarse, sino apostar por la marca.

Quien crea que en esta difícil competencia de tecnologías el vencedor de un smartwatch que logre las cifras de ventas de los iPhone no será un reloj de Casio, puede estar muy equivocado y verse sorprendido. Y entonces, quien no apueste por Casio puede perder mucho, mucho dinero.


Una de las leyes básicas para conseguir atraer clientes a pie de calle y que es de sobra conocida es lo que se llama variabilidad visible de producto y que se estudia bajo la dinámica de creación de imagen. Si los clientes ven al pasar por tu tienda que tienes siempre la mismas cosas y el mismo diseño, cada vez se pararán menos. En las G-Factory Casio tiene lo que se denomina "escaparates temáticos". Centrar una parte de tu exposición o una sección de tu escaparate a una temática determinada cada cierto tiempo, aprovechando la misma temática que el producto ofrece -y que en Casio, por fortuna, es amplia y variada- (snowboard en invierno, skate en verano, carreras de Fórmula 1, rallies, Bluetooth para adoptar tiendas de temática tan llamativa como "hacker" o futurista...) logrará que tanto público nuevo como antiguo se acerque. Un porcentaje de ellos serán ventas que consigues a un coste casi de cero, porque el producto que tienes sigue siendo el mismo, pero con una presentación diferente.

Ahora que Casio elimina "del tirón" a todos esos representantes y distribuidores que poco o nada le aportaban y cuyos escaparates languidecían en estrategias de marketing de la era cavernaria, y ahora que ellos han tomado la distribución directa y que sólo "elitistas" joyerías y "factory's" conseguirán vender lo mejor de sus gamas, sería una buena oportunidad para que, tal como hacen las grandes marcas como BMW o Mercedes-Benz en sus concesionarios, ofrezcan formación y consejos de este tipo a todos los que les representan. No estamos hablando de gastos extra, sino de diferentes maneras de en enfocar y potenciar el producto. Y ya puestos, tampoco vendría mal mejorar el material de "merchandising", porque ya empezamos a estar un poco hartos de los típicos relojes retorcidos prendidos de un cierre de alambrada. Pósters y maquetas en tamaño "supersize" no tienen un alto coste y suponen siempre un buen reclamo.


Si Casio quiere que las tiendas que exponen y venden sus productos entren de una vez en el siglo XXI, debería empezar actualizando las obsoletas ideas que en España y latinoamérica aún sobreviven enquistadas en tiempos donde ni existía Internet, ni existía tanta competencia de productos "low cost". En tiempos que ya nunca regresarán. De lo contrario, por desgracia para todos -porque siempre es una mala noticia que un negocio cierre- cada vez más representaciones "fisicas" tendrán que echar el cierre, y bajar sus persianas para no abrir jamás. Entonces, entonces sí, los vendedores malayos y chinos de eBay nos habrán ganado la batalla definitivamente.

| Redacción: Zona Casio

6 comentarios:

fernando fernandez dijo...

hay distincion entre hombres y mujeres, a las mujeres les importa un pito la marca y la calidad, solo compran por estetica, los hombres son mas exquisitos, en este aspecto vamos, no se me enfaden las señoras.

Peugeot dijo...

Estupendo análisis de lo que son muchas de las tiendas que venden Casio, sí señor.

David Burgos dijo...

Tienes toda la razon en lo expuesto en el articulo, el problema que le veo se debe en gran medida a la falta de conocimiento de la marca y del mercado, un relojero de barrio no sabe la diferencia entre un sensor V2 y uno V3, pero si sabe la diferencia de precio entre un Mudman y un Rangeman, tambien suele pasar que el relojero compra un par de modelos y por desconocimiento elige modelos que tienen poca salida, se le acumula stock, para él la marca no tiene salida, al no tener salida compra menos y sigue el ciclo, Casio no retira excedentes asi que desde lo compres te lo quedas hasta que lo vendes y no esta la economia para tener una coleccion de Casio. Hay mercantes que si sabe adaptarse y compra los modelos adecuados y les va bien, com alguno de los de los banner

guti.bitacoras.com dijo...

Una gran reflexión, en la que coincido plenamente.
No hay más que comparar la exposición de relojes Marea o Nowley en relojerías de barrio, con el espacio de Casio.

Lo que suelo ver de Casio son como decís los clásicos F-91W y A-158, que no hacen otra cosa que mantener esa imagen obsoleta de productos, y que solo interesa a los entusiastas, amantes del vintage.

Si vamos a por precio, y comparamos la apariencia externa de un A-158, que lleva 5 años en el escaparate, con el último Marea digital, entenderéis de lo que hablo. El Marea se ve moderno, vale lo mismo, está disponible en muchos colores, y resulta atractivo. El A-158, es más preciso, la pila dura más tiempo, es WR, tiene una tecnología probadísima, y seguramente disponga de más funciones. Pero en la mayoría de casos, el comprador se llevará un Marea (o Calypso o cualquier reloj chino equivalente).

Francisco Frivero dijo...

Buena lección de marketing....
No sólo comparto lo que dice el artículo, sino que además lo he vivido aquí en mi ciudad, que pese a ser una ciudad muy grande, a veces parece que es un pueblo pequeño en lo relativo a este tema.

Por eso muchos compramos por Internet.
Bien hecho en dedicárselo a los minoristas en el título, ya que tienen la llave de solucionar, al menos parte del problema.

Unknown dijo...

Suscribo lo dicho conlos anteriores y es que a las tiendas de barrio sólo me acerco para ver si les queda algún vintage y una vez comprobado que están "secas" sólo me acerco para comprar pilas ya que excepto si el propietarios es joven sólo tienen un par de modelos (el f91w y con suerte algún wr de 50m y algún modelito de señora). En todo caso no se les puede pedir más ya que estamos en crisis y la gente no compra por lo que van a lo seguro.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

El otro aniversario del que Casio se ha olvidado

Bueno, la verdad es que no se ha olvidado, pero apenas lo han mencionado. Y es que este año (en concreto, el pasado 1 de junio) se conmemor...