Móviles contra relojes


Lo hemos escuchado en multitud de ocasiones: "teniendo un móvil no se necesita reloj"; "con un smartphone tienes más que lo que tiene un reloj"; "llevar un reloj es tontería cuando tienes un teléfono móvil"; "¿para qué quieres un reloj, si llevas móvil?"... Y así podíamos seguir durante mucho rato. Pero ¿es todo esto cierto? ¿Es verdad que con un teléfono móvil -o un smartphone- ya no se requiere reloj? ¿Qué pros y contras tiene cada uno? Vamos a atrevernos a hacer una pequeña comparativa, un "face to face" para ver si todos esos argumentos son suficientemente claros y tienen el suficiente peso como para desechar el uso de un reloj en nuestro quehacer cotidiano.

Creo que alguna vez lo dije en este mismo blog: yo era de los que no llevaba reloj. Consideraba que, teniendo el móvil, era una tontería cargar con un reloj. Ahora sin embargo lo uso para todo, e incluso cuando estoy en casa, el lugar donde creía que nunca me haría falta, recurro a él habitualmente. Tal vez más que de necesidades tengamos que hablar de falta de consideración de lo que nos puede ofrecer el reloj o, dicho de otra forma, de no ver todas sus potencialidades.



De esto último podemos poner varios ejemplos. Hay gente que en la cocina, mientras hace su receta favorita, posee un temporizador (de estos tan populares con forma de huevo, de figura de animal o con cualquier otro adorno) y lo pone para saber con exactitud el tiempo justo que tiene que pasar para que se hornee su comida, o determinado alimento esté a punto tras cocinarse a fuego lento. Luego se van a otro sitio de la casa, el temporizador salta, y muchas veces ni se enteran. O se quedan viendo la televisión, o haciendo otras tareas (por ejemplo, pasando la aspiradora). Muchos disgustos se podrían ahorrar si usaran un reloj, que llevan en su muñeca y con el que no solo podrían controlar ese intervalo de tiempo, sino incluso avisarles con su alarma o vibrador.

Otro ejemplo cotidiano de lo mucho que nos perdemos al no usar un reloj es controlar el tiempo para saber cuándo empieza nuestro programa favorito de radio, cuándo tenemos que hacer determinada llamada o "saltarnos" tranquilamente la soporífera publicidad de diez o doce minutos que tienen muchos programas de televisión. Sin olvidar controlar el tiempo de tu siesta, o el tiempo que nos queda libre mientras nuestro ordenador descarga nuestro archivo de Internet favorito. Con cinco alarmas que tienen una enorme cantidad de modelos de Casio, te da para hacer eso y mucho más. ¿En serio se puede hacer eso con un teléfono móvil? Bueno, por poderse, seguro que sí. Pero no es práctico. ¿Quién va a andar con su móvil colgado por toda su casa? Además, ¿y si un día sales y se te olvida? El reloj siempre está contigo. Se te puede olvidar la cartera con el dinero, las tarjetas de crédito, los papeles del banco, las entradas de cine, o incluso el smartphone. Pero no se te va a olvidar tu propia muñeca en casa. Si sales de urgencia y de repente, se te puede olvidar cualquier cosa. Pero no tu reloj, porque lo llevas contigo. Y si estás habituado a usarlo y a recurrir a él, te podrá servir de muchísima mas ayuda de la que creías.


Y ya en la calle, para ver la hora los que reniegan del reloj lo hacen mirando la pantalla de su smartphone. Total, tampoco es tanto, ¿cada cuanto se mira la hora? Pues cada bastante tiempo, por lo que no molesta mucho si tienes el reloj en el bolsillo o en la mochila, sacarlo de vez en cuando. Excepto cuando estás esperando al autobús, o, en un viaje importante, estás en una estación de tren. Entonces es cuando ves la multitud de viajeros con sus teléfonos en la mano, mirando a su pantalla, a los paneles informativos, a su alrededor... y de vuelta mirando a su teléfono. Así ocurre que se pierden tantos smartphones en las estaciones de trenes y de autobuses, porque entre tanto movimiento y ajetreo, un instante que dejes tu aparato portátil a un lado para hacer cualquier cosa, llega tu autobús o tu tren y te olvidas de todo lo demás. Y te vas alejando mientras tu smartphone se queda sobre el banco en el que te sentaste. ¿No es mejor -y más seguro- mirar tu reloj en esas ocasiones?

Los que argumentan el tamaño y el peso para no llevar un reloj no tiene ningún sentido hoy en día. Si estuviéramos hablando de hace tres o cuatro lustros, donde los relojes eran casi todos mecánicos, y lo normal era que pesasen de doscientos gramos para arriba, pudiera ser. Pero hoy en día con el titanio, el uso de armis mixtos, de resinas y de cajas ligeras consiguen que un reloj en nuestra muñeca ni pese ni moleste nada. Y ni siquiera se note.


Y por último está algo en lo que el reloj sigue siendo insuperable: su autonomía. Incluso en los relojes con menor duración encontramos que tienen pilas que duran dos o tres años. ¿Qué batería de smartphone aguanta ese tiempo? No hablemos ya de los Tough Solar, donde con una simple exposición a la luz del sol tienes batería para siete u ocho meses de uso constante. En la actualidad la enorme cantidad de aplicaciones que disponen los smartphones consumen cantidades de energía monstruosas. Tal es así que popularmente se dice de algunos teléfonos que "érase una vez un smartphone atado a un enchufe", porque te obliga a llevar el cargador contigo a todas partes. Y encima, cuando menos te lo esperas, ¡sin batería! Y entonces ¿dónde se informarán de la hora todos esos que dicen que con un smartphone no necesitan reloj?

Lo cierto es que un reloj, hoy en día, es tanto o más necesario que antes. Y esto es así porque el tiempo hoy es más importante que antes. Ciertamente los smartphones nos aportan muchas cosas, y se han convertido en parte casi imprescindible de nuestro día a día. Pero lo que nos puede ofrecer un reloj (incluyendo los relojes con Bluetooth, que pueden incluso señarlarnos dónde hemos dejado el móvil) sigue siendo insustituible. Entre otras cosas, por dos razones: autonomía, y cercanía. Veremos si en un futuro el teléfono móvil puede competir también en ello. Por ahora, ni se le acerca.







| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

  1. Bueno, el artículo ya lo dice todo, poco más queda por añadir. Reitero lo que comenté en el artículo de este blog del día 25-10-2012, titulado "¿Qué tiene tu reloj que no tenga tu teléfono móvil?".

    De todas formas añadiré que móvil y reloj no están en contra, pués cada uno tiene su cometido y pueden coexistir perfectamente.

    No olvidemios que el reloj tiene una función dual (que no tiene el móvil), es decir, a la vez que es útil y práctico, es un complemento más de nuestro "atrezzo", como lo puede ser unos gemelos, un collar, una pulsera, un colgante, pendientes, etc..

    Muy buen artículo, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Mi Casio me dice la hora cuando me estoy bañando, cuando me meto al mar y cuando nado ¿que celular me puede decir la hora en ese momento?
    Mi Casio me dice la hora en todo momento y en todo lugar, desde que me levanto hasta que me acuesto sin tener que pensar en sacar un objeto del bolsillo o ir a buscarlo en donde lo deje si es que estoy en mi casa.
    Uso reloj desde que aprendí la hora, es decir hace 20 y algo de años y usaré reloj toda mi vida.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...