Lo que no te contarán de los Smartwatches


El pasado verano un grupo de representantes del sector de la joyería se reunían con miembros de la Unión Europea para debatir sobre una uniciativa de la Comisión para regular la compra de minerales procedentes de zonas en conflicto. El tema no es baladí. Gracias al oro, diamantes y elementos como el coltán se financian cruentas guerras y se mantienen en pie gobiernos puestos por intereses muy oscuros, causando un sufrimiento a la población inenarrable.

Los representantes rechazaron cualquier novedad legislativa sobre este particular, argumentando que el control debe realizarse en las propias zonas de extracción, y no cargar toda la responsabilidad sobre el proceso de fabricación industrial y la comercialización, ya que, dicen, "las guerras son un conflicto, pero los minerales no".



No voy a insistir sobre este asunto, ya que podríamos debatir largo y tendido sobre lo que es ético y lo que no, y sobre por qué mantener regímenes autoritarios e injustos que masacran a la población, habiendo en el mercado alternativas muy válidas.

Pero ante la llegada de los nuevos relojes inteligentes, que cada vez están llenando más el mercado (y lo llenarán), uno se pregunta si, en conciencia, podemos apoyar este tipo de dispositivos. Si no debería ser de una vez por todas el propio cliente (ya que nadie parece capaz de hacerlo) quien ponga un punto de cordura ante tanta destrucción y sufrimiento, del planeta en el primer caso, y de millones de personas, en el segundo.


Casio no es tampoco una hermanita de la caridad, pero sí puede decir que sus circuitos electrónicos, la mayoría de ellos inspirados o fabricados a partir de tecnología de los ochenta, no requieren los subproductos del coltán para funcionar. Además, en lugar de diamantes sus relojes recurren a piedras de Swarovski, y las cajas chapadas que debían utilizar ácidos y tan dañinas eran para la naturaleza, se han ido sustituyendo cada vez más progresivamente por unas cajas de resina pintadas, mucho más respetuosas y con menos vertidos contaminantes en su proceso de fabricación.

Ciertamente aún nos queda mucho que recorrer. Pero si la solución pasa de nuevo por seguir comprando este tipo de productos, no se en qué vamos a adelantar ni qué vamos a ganar con ello. En lugar de inventar complejos procesos para conseguir meter un teléfono de nueve pulgadas en un reloj de media, deberían centrarse mejor en investigar qué podrían hacer para que el producto final sea más sostenible. Pero esto no parece interesar, porque no vende.


Si ya el teléfono móvil crea peligrosas enfermedades, como deformaciones en los pulgares, pinzamientos, problemas de visión... y eso sin contar adicciones y las emisiones electromagnéticas, no entiendo cómo se le puede encontrar utilidad a multiplicar eso por diez veces más, dado que el reloj es infinitamente más pequeño y operar con él de manera constante nos produciría muchos más daños en las articulaciones, nos haría forzar más la vista, y podría crearnos aún más adicción.

Lógicamente, cada uno puede adquirir lo que desee. Pero si el futuro va por este camino, creo que me bajo aquí. Con mi Casio de dígitos en LCD, sin color, con botones a los lados "de los de siempre", y con un circuito hecho con un trozo de cobre. Y es que si algo está bien, sería una estupidez cambiarlo sólo por seguir la corriente de la masa informe de gente que sueña cómo consumir algo más para arrinconar un producto innecesario que no necesita.


Sea lo que sea que haga Casio, espero que siga con los relojes de siempre. Porque cuando deje de hacerlo será el fin de muchas cosas, y tal vez comience también nuestro propio fin.

| Redacción: Zona Casio

3 comentarios:

  1. ¡Fantástico artículo! Comparto totalmente lo que en él se dice.
    Cuando ví por primera vez en la tele un reportaje sobre el coltán (hasta ese momento yo no sabía ni que existía) se me pusieron los vellos de punta.

    Un motivo más sobre todo lo ya dicho aquí, para que defendamos que el reloj siga siendo "reloj", que todo lo demás ya lo tenemos en el móvil, en la tablet, en el notebook, en el portátil, etc..

    ¡Ojalá fracasen estas iniciativas de los smatwatches y se queden en algo minoritario y anecdótico! Eso el tiempo y el mercado lo dirán.

    ResponderEliminar
  2. cuando derrocamos a esos caciques nos lo agradecen mucho, lease Saddan Husein...

    ResponderEliminar

Última entrada

La última campaña de G-Shock tiene como objetivo a los ejecutivos

Conquistado el mercado juvenil del rap, bmx o surf, con modelos como los GA-100 , GA-110 o los GA-800 ; conquistado el mercado profesional...