¿La resina, la salvación?


Dentro de pocas fechas se debatirá en la ONU el grave problema que implica la extracción del oro, con pueblos enteros (e incluso países) amenazados por el peligroso mercurio que se utiliza para su purificación, mientras que oro y diamantes son objeto de constantes debates en el seno de la Unión Europa.

Las medidas de seguridad de los metales que se utilizan directamente sobre la piel han sido objetos de continuas revisiones. La última de ellas hacía referencia a las aleaciones de acero. Si lo miramos detenidamente nos encontramos un problema realmente preocupante. El oro supone una amenaza de vertidos incontrolables hoy en día inasumible, el níquel del acero para fortalecer sus facultades antioxidantes es intolerable para nuestra salud, y el aluminio crea unas alergias espantosas, además de residuos de elevadísima peligrosidad (como el fósforo).



Por supuesto, si nos paramos a mirar no existe elemento que no sea dañino para nuestra salud o para nuestro planeta. Pero lo importante debería ser elegir aquel material que sea más inocuo para nosotros, y con menos impacto para el medio ambiente. Y entre los que existen en la actualidad sólo hay dos: la cerámica, y la resina. La cerámica la dejamos aparte, porque hasta que no se abaraten los procesos de su industrialización posee, a día de hoy, unos costes inasumibles para la mayoría de los compradores de relojes. Sin embargo la resina es muy diferente. Su procesamiento industrial permite que puedan reciclarse, o minimizarse en otros casos los desechos y vertidos que genera, e incluso ya existen elastómeros que carecen de mercurio en su composición. Además, se puede recurrir a opciones como mezcla con cauchos naturales o incluso con vegetales provenientes de los restos de cosechas. Casio ya experimentó con buenos resultados algo así, en sus modelos "Go Green" realizados en poliuretano con embalaje reciclado y tecnología solar, lanzados en el año 2010, como serie ecológica especial.


El futuro parece estar en las resinas, no porque sea el material más lujoso ni glamoroso, sino el más equilibrado y beneficioso para todos los pobladores de éste planeta. Casio ha sido -y es- uno de los fabricantes con más experiencia en resinas, y uno de los que tiene una oferta más amplia en su gama de relojes. Para quienes piensen que las resinas no son tan exclusivas como los metales, deberían mirar su gama Sky Cockpit o sus últimos GA-1000. Y para quienes argumentan que no son tan resistentes ni duraderas como el metal, deberían echarle un vistazo a la resina del G-7800.

No queremos tampoco engañar a nadie, es obvio que una caja de resina no es tan resistente como una de metal, pero con unos minimos cuidados aguantan el paso del tiempo sin problemas. Ahí tenemos a viejos F-14 como el primer día, o a DW-5600 incluso con sus biseles sin cambiar, y no han sufrido graves desperfectos. Además, las cajas de metal no son eternas, también se desconchan, se rayan y envejecen.

Lamentablemente, y mientras genere pingües beneficios, la alta relojería seguirá empecinada en el titanio, el oro, el aluminio y los diamantes, haciendo oídos sordos al dolor que genera y a los desastres de todo tipo que causa. El ser humano es el único animal que puede, con sus decisiones, causar el bien y mejorar su entorno, o dañarlo irreversiblemente. Aprendamos de los habitantes del desaparecido pueblo de Minamata, los cuales, mientras tuvieran pesca, seguían ignorando la fábrica que tenían al lado enviando su mercurio a la bahía. Cuando todos enfermaron debido al pescado contaminado y el pueblo desapareció fue demasiado tarde para hacer algo.


Lo bueno de ésto es que es una decisión que no depende sólo de gobiernos o multinacionales, sino que también es responsabilidad nuestra y, con nuestra elección, podremos estar desviando la balanza hacia un lado o hacia el otro. Compremos con responsabilidad.





| Redacción: Zona Casio

10 comentarios:

  1. Por desgracia todo esto hay mucha gente que no lo sabe, otros que no quieren saberlo, otros que llegan a saberlo y se les olvida pronto y otros a los que les da igual.
    Por eso yo soy pesimista en este tema y al contrario de lo que dice el final del artículo (ojalá fuera así), creo que "lo malo de esto... ..."

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la mayoría de la gente pasa olímpicamente de estas cosas. Luego se quejarán si les ocurre algo, pero tienen lo que se merecen.

    ResponderEliminar
  3. la resina te puede dejar tirado en cualquier momento, cuando se raja se rompe la correa y te cae el reloj al suelo, yo no iria a la guerra con un reloj de resina.
    Lo mejor el cuero y la tela, eso no lo rompe nadie de un tirón.

    ResponderEliminar
  4. antes hablaba de la correa, no del bisel, ok

    ResponderEliminar
  5. No estoy de acuerdo con el comentario del sñor fernandez. Tropas españolas destacadas en Afganistan (hasta hoy) y en Irak (seguimos teniendo personal en Irak, aunque la prensa no lo difunda) optan claramente por G-shock como su reloj para currar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hay un interesante artículo en este mismo blog, titulado "Así están construídas las correas reforzadas de los G-Shock", donde nos da una idea de la fortaleza de la resina de estos relojes.

    También podeís ver este otro interesante artículo, donde, como mínimo, alucinaréis como hice yo:
    http://www.casio-intl.com/latin/es/wat/g_shock/tech/
    Y hablamos sólo de resina...

    ResponderEliminar
  7. Bueno ni modo decir que me gusta un reloj de resina, sigo pensando que es mejor los metálicos, son durables, resistentes, elegantes, no se rompe una correa metálica, se ven siempre nuevos, etc, etc. Solo ventajas. No creo que causen un perjuicio a la salud.

    ResponderEliminar
  8. La resina es muy cómoda, ligera, y en la mayoría de relojes Casio es lo que mejor le queda.

    Ahora bien, en cuanto a duración, el PUR que usan es muy mejorable. He visto relojes chinos con correas de silicona, que ha durado más de 10 años, y Casios de gama alta, que a los 5 años el poliuretano ha quedado destrozado.

    Deberían trabaja en mejorar su durabilidad.

    ResponderEliminar
  9. Si Guti estoy de acuerdo que un un reloj ligero es muy cómodo y muchas personas buscan que sea así y eso para nada es malo son gustos, pero hay personas como yo que nos agrada que sea algo pesado y a mi personalmente el metal me da la sensación de solidez y que no es algo barato, es una cuestión psicológica con la que deben lidiar los fabricantes a la hora de sacar un producto, ver el entorno y preferencias del sector y esto es algo difícil y lo mismo me pasa cuando busco, pongamos como ejemplo un celular, si esta conformado con partes metálicas es mas apetecido que un celular liviano, el mayor peso demuestra fortaleza y que lo que se paga cuesta cada centavo. Tuve un reloj de titanio y a pesar que era costoso y muy liviano, nunca me sentí a gusto con el y terminé dándoselo a un familiar. Como comente son gustos. La mayoría de mis relojes metálicos Casio les he dado un trato algo fuerte y aunque no son G-Shock han resistido muy bien, las pocas rayas que le aparecen se quitan muy fácilmente con una lija fina y un poco de pulimento y quedan nuevos, cosa que no se puede hacer nunca con los de resina, los cuales al año de uso están impresentables.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...