¿Hacia dónde nos lleva la tecnología?


Si miras la serie Resist Black encontrarás una paradoja. Te encontrarás con tecnologías con más de 25 años de diferencia entre ellas. Filosofías de mundos diferentes y ejemplos de la evolución tecnológica humana. Por un lado tenemos el DW-5030C. Un reloj que es exponente de la robustez sin concesiones, de la sencillez y la simplicidad. Por el otro, nos encontramos con el GW-5530C. El reloj que es un referente en tecnología, con parte de display multimatriz, Tough-Solar, Multibanda, horario mundial...

Ayer saltaba a las portadas de todos los medios la noticia del peligro que suponían los nuevos drones, máquinas autónomas con la capacidad no sólo de moverse por sí mismas, sino de decidir a quién aniquilar. Las máquinas, por primera vez, pueden ponerse por encima del ser humano. Skynet ya está aquí.



Esto, que parece una anécdota en cierta forma, implica valoraciones que van más allá de la simple amenaza o temor de que la máquina tome el control prescindiendo del hombre. También tiene aspectos que incluyen lo moral y lo filosófico, porque las máquinas son capaces de hacer (y eso es así, nos guste o no) mil tareas más rápido y mejor que el más experto trabajador humano. Son ellas quienes fabrican ya buena parte de nuestros automóviles, quienes nos dicen a dónde y por dónde ir con nuestros GPS y, ahora, quienes deciden quién vive o quién muere.

Del DW-5030, la mínima expresión del desarrollo tecnológico más básico, donde toda la información es a base de segmentos y funciona con una pila finita, al GW-5530, capaz de alimentarse a sí mismo incluso con una indirecta iluminación artificial, y el cual incluso tiene la capacidad de conectarse inalámbricamente para que estaciones por todo el mundo le mantengan actualizado hasta el milisegundo (y más allá...). Algo impensable hace sólo unas pocas décadas.


Con el GW-5530 tenemos información de hasta el nivel de energía que nos queda, e incluso puede fácilmente cambiar de horario e informarnos de las distintas zonas horarias, estemos en la parte del planeta que sea. El DW-5030, sin embargo, es la expresión de lo básico, de aquéllos relojes que a finales de los años setenta te ofrecían la hora digital, y gracias. Pero era suficiente, porque el baile de los cristales de cuarzo en sus displays LCD representaban lo último del momento y asombraban, por sí mismos, al usuario. El cual no necesitaba -ni echaba de menos- nada más.

Son, como he dicho, filosofías y maneras de ver las cosas diferentes. Uno es ejemplo de la más desarrollada relojería de vanguardia. El otro, de una época en donde el hombre aún tenía el control sobre la máquina. ¿A qué mundo de esos dos perteneces tú?


Artilugios para resistir en tiempos oscuros: Resist Black
Incluso sus diseños tienen mucho de toda esa filosofía. Antes las gentes solían caminar largas distancias, había quienes se levantaban a las tres o las cuatro de la madrugada para caminar durante horas para ir a trabajar, y tener un automóvil era un lujo que gran mayoría de personas no se podían permitir. A lo máximo que llegaban era a una bicicleta o, con suerte, una motocicleta. En ese contexto lo mejor era que tu reloj tuviera una robusta caja de acero porque iba a estar expuesto a todo tipo de compromisos.

Ahora muchas de las carreteras locales se han transformado en autopistas. Incluso hay regiones en donde para ir de una localidad a otra sólo lo puedes hacer en autopista. El automóvil ha inundado el planeta, y nos movemos en vuelos "low cost", comemos "comida rápida", y para informarnos no tenemos que movernos ni al quiosco de la esquina. No es ni mejor ni peor. Es diferente. Y para este tipo de vida es mejor un reloj ligero y multifuncional como el GW-5530.


Mientras el DW-5030 es el reloj para un mundo de caos en donde el hombre se encuentra enfrentado a sus propios miedos, el GW-5530 es el reloj para un mundo en donde el individuo se ha convertido en un simple engranaje, donde no decide nada y se encuentra en cierta forma abandonado a su suerte. Un mundo del "sálvese quien pueda" dominado por la tecnología y la insensibilidad. Podemos aceptarlo, verlo así o no, pero eso no cambiará la realidad. El GW-5530 es el reloj de las mastodónticas urbes, el modelo cosmopolita por excelencia. En esa sociedad donde miles de cámaras ocultas vigilan tus pasos, en ese mundo del "gran hermano", el GW-5530 se desenvuelve como pez en el agua. Porque nunca falla y es un reloj al que siempre puedes recurrir.

Al DW-5030 no le importan las señales de radio, ni la cobertura, ni si vives en lo alto de un rascacielos en Manhattan o en una chabola en Bucarest. Es un reloj para un mundo desconectado, atormentado. El GW-5530 es un reloj para vivir en un mundo superinformado, tecnificado, burocratizado. Un mundo en donde movimientos de Bolsa empobrecen países y causan guerras, un mundo salvaje en donde todos te intentarán arrinconar, en donde los sueños se confunden con técnicas publicistas y anuncios en papel couché. El GW-5530 es el instrumento de la era tecnológica, por y para permitirte tener una herramienta de la que valirte y con la que servirte entre robots que no piensan, pero matan gente. El DW-5030, por contra, es el reloj que necesitarás cuando tengas que desenchufar a mazazos a todos esos robots.

| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

  1. Me quito el sombrero ZonaCasio, da gusto leeros. Yo hoy mismo acabo de estrenar mi DW-5030C y teníais razón... tiene algo especial...

    ResponderEliminar
  2. Genial como siempre, gran post. coincido plenamente en todo, el gw es pura tecnologia, pero el dw tiene ese aroma de los relojes serios de verdad.

    ResponderEliminar
  3. Es mi humilde opinión que este articulo esta un poco exagerado. Ninguna maquina ha decidido quien vive o quien muere, al final es la propia naturaleza quien decide quien muere: todos. Que yo sepa ningun gps nos dice a donde ir, independientemente que es desicion personalisima el usarlo o seguir sus instrucciones o no, nuestros aparatos “inteligentes" en realidad son demasiados tontos. Y existen personas que aun hoy denigran y menosprecian a los relojes electronicos, aduciendo una falta de “alma" que supuestamente si poseen los mecanicos. No, dudo mucho que skynet ya este aqui, pero la fobia al progreso nos acompaña desde antes que existiera el progreso mismo...

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante lo que planteais, me ha gusto mucho.
    Creo que sopas don cudo no le ha cogido el sentido al post. A mí personalmente me entusiasman estos posts apocalípticos que hacéis, como el de los zombies del otro día.

    ResponderEliminar

Última entrada

Casio presenta su nueva campaña CasioPro

#CasioPro intenta acercar la música a los más jóvenes, y también que más personas descubran lo mucho que se puede hacer con sus pianos y s...