¿En un G-Shock lo que pagas es la marca?


Esta mañana discutía sobre los G-Shock y otros relojes resistentes de otras marcas, incluso de la propia Casio, como los HD. La brutal diferencia en cuanto a precio de este tipo de relojes (unos 30 € un HD, frente a los más de 100 de algunos G-Shock, cuando no mucho más) lleva a algunos a pensar que realmente cuando compras un G-Shock no estás adquiriendo el reloj en sí (o no sólo eso), sino, y principalmente, la marca. Éste suele ser un argumento bastante común y extendido entre gente que desconoce los "G", incluso entre gente que los usa, que creen que en realidad han pagado "por llevar el logotipo de la G". Como cuando acudes a una boutique de moda para comprarte una camiseta de Adidas, y luego te encuentras con la misma prenda a mitad de precio en la tienda de la esquina, pero de otra marca generalista.

Algunos llegan como máximo a admitir que vale, que puede que pagues "un poquito más" por las protecciones de goma que, en la parte posterior de su módulo, incorporan los G-Shock (y de la que carecen todos los demás relojes), pero que ni por asomo esa protección puede elevar tanto el precio con el que se venden los G-Shock.



Entremos en materia: lo primero hay que dejar claro es que cuando nos compramos un G-Shock adquirimos un diseño específico y especial pensado para la resistencia anti-impactos (como mínimo, porque las series Mudman, Frogman y demás van mucho más allá). Adquieres la mencionada protección trasera, como acabamos de mencionar, pero, además, su bisel sobreelevado en su marco protector. Sólo éstas diferencias ya hace que el reloj sea distinto (y más caro) a todo lo demás.

Adquieres también una caja reforzada con un anillo interior de metal (que aumenta mucho el coste de producción), y un sellado que soporta al menos una inmersión en el agua de doscientos metros. Todo esto unido hay que pagarlo, y nos da una idea del por qué los G-Shock cuestan más.


Se podría en ciertos casos aceptar el hecho de que en algunas series limitadas y exclusivas se pague mucho más por la marca y la firma que por el propio reloj (y, en efecto, es algo que puede ocurrir), pero en el resto de modelos "estándar" esto no es así. Puede que por la "G" se pague a veces un poco más, pero no es, ni muchísimo menos, el motivo principal de que un G-Shock sea más caro que un reloj digital generalista.

Y si alguien quiere verificarlo, siempre puede coger un martillo y comprobarlo.



| Redacción: Zona Casio

3 comentarios:

  1. Coincido con el artículo, pero todavía hay más. Los acabados (no se si también los materiales), son sensiblemente mejores en un G-Shock que en un Casio Collection, u otro reloj generalista. Todos llevan cristal mineral, más elementos metálicos que de costumbre, ...

    También tenemos el packaging de los G, con ese tuvo metálico característico, que obviamente será algo más caro que las cajas de cartón azules o de plástico blancas.

    ResponderEliminar
  2. Sabía que me quedaba algo por mencionar esta mañana cuando publiqué el artículo, y resulta que era eso. En efecto, se me había quedado en el tintero el cristal mineral! Muchas gracias por recordarlo, Guti.

    ResponderEliminar
  3. Otra cosa no le podremos achacar, pero los G-Shock tienen una calidad precio indudable, o si no que alguien me diga que marcas hacen un reloj que está siempre en hora exacta (radio controlado), no hay que cambiarle la pila (tough solar), aguanta las mil y una perrerías, golpes, frio, calor extremo, sumergible a 200 metros, con horarios mundiales, 5 alarmas, luz automática, cronómetros, termómetros y un largo etc. por poco más de 100/150€? Comprar un Casio es una apuesta segura, muy pocos dan tanto por tan poco...

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...