Combatientes contra el mal


Hace unos días publicamos un artículo que bajo el título de "Prisioneros del mal" intentábamos un poco lamentarnos sobre la inclinación humana en general hacia la atracción que siente por la maldad. En él describíamos cómo algunos relojes, muy atractivos y espectaculares, habían acabado con una lamentable y pésima imagen por el empeño de algunas personas en rodearlos de un "halo de maldad". Poníamos como ejemplo "los Jason", pero también algunos relojes con estética (o ciertas inclinaciones) militares.

Es ahí donde el mencionado artículo levantó ampollas, acusándonos en cierta forma de generalizar demasiado y de meter a todo el mundo castrense en el mismo saco. No es la primera vez que en Zona Casio realizamos artículos con cierto contenido militar, o con referencias a esa profesión (o afición, que muchas personas, simplemente, son aficionadas a esa estética), y, desde luego, en la mayoría de ellos hemos tratado de respetar al máximo esas preferencias de algunos. Pero más bien íbamos en un sentido del uso de las armas que deja bastante claro el que este tipo de corrientes tiene unos peligros más que evidentes: los miles de millones que se mueven del comercio de armas internacional, y las relativamente recientes matanzas en los Estados Unidos, donde acceder a las armas es tremendamente fácil, así lo demuestran.



Lamentablemente hay algunas personas que prefieren no mirar al fondo del asunto, que era lo que queríamos abordar, y únicamente se fijan en la parte crítica y superficial de lo que allí pusimos. Con esto se consigue que el artículo pierda el sentido con el que fue escrito y se convierta "en otra cosa" muy diferente de lo que tratábamos de exponer.

Una comunidad de miles de soldados bien se merece una segunda respuesta por nuestra parte. Normalmente no publicamos los correos que nos llegan (entre otras cosas, porque si alguien escribe su punto de vista a nuestro correo y no lo hace en el propio blog es porque quiere quedarse en el anonimato), y en este caso haremos una pequeña excepción para darle voz a esas personas que, sin tener nada que ver, se sintieron, de alguna forma o en algún sentido, dañadas.


Las fuerzas armadas es una comunidad muy cerrada, con su propio código y sus maneras de hacer las cosas, y por eso es más valioso si cabe que algunos de sus miembros decidan dar su opinión, al menos en parte. Un militar que dice estar retirado, quiere señalar varios aspectos: "es cierto que las FFAA no son 'hermanitas de la caridad', y su función principal no es ser un grupo de paramilitares solidarios, ni muchísimo menos. Pero en las zonas de conflicto somos nosotros, los ingenieros militares, quienes tendemos puentes en carreteras bombardeadas, cuyos puentes han sido destruídos, y es nuestra logística quien muchas veces presta los primeros servicios a la población. También somos los que abrimos convoyes y los escoltamos para que dichas ONGs puedan cumplir su función. En último término, protegemos y alentamos un clima y un entorno seguro para que puedan desarrollar sus tareas los miembros de esas ONGs. He visto cómo soldados donaban su sangre o cómo muchos de ellos, jóvenes con un gran corazón, arriesgaban sus propias vidas para defender la vida de los demás. Es lamentable que únicamente se nos mencione cuando ocurre algo malo, pero la labor que desarrollamos en nuestro día a día, además de potencialmente muy peligrosa, suele pasar desapercibida para la sociedad".

También me ha resultado muy valioso el testimonio de otra persona, que, obviamente, tampoco identificaré, pero creo que nos será muy útil y clarificador: "aunque actualmente no soy personal militar, he escrito varios libros y me siento muy unido en especial a la Inteligencia Militar. Digo esto porque no todo el mundo se hace militar ni se une a las Fuerzas Armadas para 'pegar tiros', existen muchas unidades (la mencionada Inteligencia, pero también sanitarias), cuyo fin es bastante diferente. Desgraciadamente en el mundo que nos ha tocado vivir la guerra es una constante, pero muchos no nos hemos unido al ejército por amar las armas, sino precisamente por lo contrario. Respecto a los relojes, lamento que algunos tengan connotaciones negativas, pero si conocéis los movimientos de tropa en las zonas de conflicto de África, sabréis también que la mayoría de su personal no lleva G-Shock, sino Casios de metal baratos, muy populares por esas regiones. Dudo que el personal civil que ha vivido las guerras locales sufra al ver un G-Shock, ya que éstos son principalmente usados por militares occidentales. Por otra parte, ponernos al nivel de los señores de la guerra que abundan en conflictos a lo ancho del mundo entero es, por lo menos, algo tremendamente injusto para unas Fuerzas Armadas de cualquier país democrático, ya que no tienen nada que ver. Nosotros no usamos niños, ni violamos, ni matamos, ni saqueamos y ni, por supuestísimo, recurrimos a las armas como excusa, ya que estamos en todo momento velando por nuestra propia seguridad y la de nuestros compañeros, y son sus vidas y sacar la misión adelante nuestra primera preocupación".


Estoy de acuerdo cien por cien con ambos testimonios (y algunos más, parecidos y que van en el mismo sentido). Ya mencioné en aquél artículo que cuando alguien dispara un arma (ya sea un militar o un civil) pierde toda la razón que pudiera tener. Por supuesto, ésto no quiere decir nada contra los militares (aunque ciertas personas se empeñen en no verlo así), ya que muchos de ellos hacen unas labores, o cumplen unas misiones, vitales para la llegada de la paz a la población masacrada por la guerra. Son también -como acabamos de ver- muchas veces los encargados de mantener segura a esa población. Yo mismo sería un analfabeto si dijera que todos ellos son unos corruptos. Son ellos, esa parte al menos de ése personal militar, precisamente, la que más lucha contra la dominación del mal. Incluso entre sus propios miembros, lo cual es más valiente si cabe.

Espero que este artículo de aclaración sirva para reiterarles a todos ellos nuestro apoyo y agradecimiento en las duras condiciones en las que muchas veces desempeñan su labor.


| Redacción: Zona Casio | Imágenes: Ministerio de Defensa español

2 comentarios:

Jokerblue dijo...

No puedo estar más de acuerdo con vosotros ZonaCasio. Cuando sale a colación el tema de "los relojes tácticos"...es escusa para que la líen los mísmos de siempre. Mi reconocimiento a vuestra labor, a lo bien que nos documentáis y al trabajazo que hacéis...



Relojesdemoda com dijo...

Siempre hay opiniones de todos los gustos y quien aprovecha cualquier oportunidad para mostrar su desagrado, lastima que no sea en sentido inverso y agradecer cuando la noticia es del agrado le la persona.
Por supuesto apoyo la labor de Zonacasio y creo que la documentacion y elaboracion de los articulos es abrumadora.
Saludos.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

Nuevos Casio Edifice EFV-540

No sé por qué Casio últimamente no pone todas las novedades en su sitio de novedades (valga la redundancia) de sus webs, el cual está preci...