El G-Shock que lo tenía todo: The Silencer (GW-400)


Antes de que alguien se me eche al cuello (y con razón), dejar claro que ya sé que no hay G-Shock que lo tenga "todo, absolutamente todo". Cuando hablo de que lo tenía todo, me refiero a que era el más equilibrado, e incluso a día de hoy lo sigue siendo. ¿De qué reloj estoy hablando? Pues del GW-400 (aunque también hubo otras versiones con el mismo módulo, el impresionante 2931, como el GW-410). Sólo con ver la cantidad "inmensa" de páginas que posee su manual te darás cuenta de que estamos ante algo grande. Algo especial.

El reloj en sí no es muy antiguo (data del año 2005), pero en la actualidad es tremendamente raro de encontrar. Era uno de los últimos representantes de aquéllos displays que G-Shock lanzara en los últimos años de los noventa y principios del 2000, como los DW-9000, o GW-100, por poner sólo dos ejemplos.



Respecto a funcionalidades, en el DW-400 no podías echar nada de menos: poseía fase lunar, termómetro, gráfico de mareas, horario mundial, temporizador, cronógrafo, tres alarmas, snooze, iluminación auto EL con Afterglow... Y sus capacidades técnicas eran asombrosas: no sólo era Wave Ceptor, sino que además era Tough Solar y su acumulador era un CTL1616. Poseía una resistencia al agua de 200 metros y, como buen Tough Solar, función de ahorro de energía y alerta de reserva baja de electricidad. También poseía una alarma por vibración, y por ello a este reloj se le conocía popularmente con el apodo "The Silencer". Pero también tenía alarma sonora, "Beeper".

Fue uno de los últimos modelos de esta serie, una auténtica lástima. Su display, dividido en dos zonas bien diferenciadas, era de lectura clara y con ese diseño tan asombroso que dejaba bien claro la complejidad del reloj y sus completas funciones. En la zona gráfica podías tener tres cosas diferentes visualizándose siempre en la pantalla inicial: la fecha (nombre del día incluído, con tres letras), la temperatura, o el gráfico de mareas. Según lo necesitases. Podías cambiar con sólo pulsar un botón de display, de esta forma, cuando estuvieras cerca del mar, podías poner el gráfico de mareas. Cuando estuvieras en tus negocios o trabajo, el día de la semana. Esa zona gráfica se aprovechaba también para presentar la hora en la pantalla de configuración de la alarma, algo que es tremendamente útil.


La iluminación con panel EL hacía que ninguna parte de la pantalla apareciera oscurecida, la cual, dicho sea de paso, podías también configurársela en cuanto a su duración.

También hay que mencionar el detallado gráfico lunar que poseía. Nada de "medio gráfico" como algunos relojes de antes -y de ahora-, sino un gráfico completo de, nada menos, ocho segmentos. Como en el G-9300. Con él podías seguir muy fielmente las diferentes fases por las que pasa la luna, incluyendo las fases de edad 11,1 a 12,9 que muchos no tienen.


Otra característica llamativa era su gráfico de mareas (Tide Graph), con funcionalidad de la tendencia del nivel de mar con un diferencial de hasta x3.

En definitiva, un modelo que muchos seguimos echando de menos en el catálogo G-Shock, y que, esperamos, pronto volvamos a tener un representante con un módulo parecido. Sería un gran acierto.




| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

Nuevos Casio Edifice EFV-540

No sé por qué Casio últimamente no pone todas las novedades en su sitio de novedades (valga la redundancia) de sus webs, el cual está preci...