2012-05-02

G-Shock y ciclismo: la combinación perfecta


Todo el mundo sabe la relación de disciplinas como el BMX con el mundo G-Shock, no voy a descubrir nada nuevo. Pero no es de eso de lo que voy a hablaros. Tampoco de los populares vídeos que recorren medio mundo con pruebas de diferentes modelos de Casio en las muñecas de bikers y riders. Sino de algo más cotidiano. Más común.

En los tiempos en que vivimos, con los combustibles por las nubes, con la cada vez más creciente contaminación que con su esmog ahoga ciudades y ciudadanos, y con nuestros automóviles cayéndose a pedazos (por culpa de la crisis cada vez el parque automovilístico se hace más antiguo), es lógico pensar que una buena alternativa es el uso de la bicicleta para nuestros desplazamientos cortos diarios.



De acuerdo, hay varios inconvenientes obvios a esto, y que hace que muchos se lo piensen varias veces antes de salir "a la jungla urbana" a pedalear. Uno es el denso tráfico y la desprotección de los ciclistas, con pocos -o ninguno- carriles bici y, los que hay, o no cumplen su función para nada, suponiendo más un peligro que una ayuda, o están mal diseñados y con rutas de lo más variopintas -pero nada útiles estas rutas, dicho sea de paso-. A esto colabora el prácticamente nulo interés por parte de las autoridades y gobiernos para arreglar la situación, motivado, en parte, a que, a diferencia de los vehículos a motor, una bici no aporta dinero a las arcas públicas (son baratas, no funcionan con gasolina, no pagan impuestos salvo en la adquisición, ni tienen matrícula, y las visitas a los talleres, si uno es algo manitas, son más que contadas...). Es, en suma, un vehículo barato, duradero, fiable e... inseguro. Por eso es necesario que nos proveamos con un elemento resistente para el entorno en el que nos vamos a mover. Y, lógicamente, ¿qué mejor que un G-Shock?


Bueno, no voy a pecar de inocente, no quiero engañar a nadie: un G-Shock no es un airbag. Puede que si te caes te evite algún que otro arañazo en la muñeca, pero poco más. Pero no me estoy refiriendo a ésto. Sino que un G-Shock, con sus múltiples funciones y su resistencia intrínseca, podremos usarlo y tenerlo visible haga frío o calor, llueva o le caigan todos los humos de los escapes posibles, durante mucho tiempo, durante muchos días. Durante muchas jornadas. Porque sobre la bici no es nada aconsejable que recurramos al móvil para cosas como mirar la hora. En este caso, además, al llevarlo sobre la muñeca podemos consultarlo sin necesidad de poner en peligro nuestra integridad. Y si hablamos de G-Shock con otras funciones, como barómetro, brújula o iluminación flash, nos pueden ayudar mucho más.


Lógicamente, no me estoy refiriendo aquí -con todos los respetos- a esos "domingueros" que van a dar una vuelta al campo los sábados por la tarde llevando en su coche la bicicleta, tranquilamente y en un sitio totalmente despejado. Eso está bien, e incluso como ejercicio es muy recomendable. Pero no va de eso la filosofía de este post. Vosotros ya me entendéis. Si sois de los que lucháis entre el tráfico (por necesidad, convicción o porque no teneis otra alternativa, bien sea por cuestiones económicas o ecológicas -por cuidar nuestro planeta-), no os olvidéis el compañero de aventuras en casa. Siempre es útil y agradable en mitad de tantos peligros y prisas, cuando miramos nuestra muñeca, ver nuestro querido compañero de fatigas a nuestro lado. ¡Y tampoco os olvidéis el casco!
















| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

El Casio CPA-100 en profundidad (III). Módulo y tecnología: uno de los digitales más completos del mundo

· Anteriormente : Casio CPA-100 en profundidad. Construcción: robot cíclope . Mirándolo fríamente, y como un digital convencional, el Cas...