¿Por qué fallan tanto los acumuladores?


Casio no sabe muy bien qué responder, y Panasonic deja claro que fabrica del mismo modo todos sus acumuladores. Pero lo cierto es que algunos de ellos dan auténticos quebraderos de cabeza a sus dueños. ¿Por qué algunos acumuladores funcionan correctamente durante años, y otros son en la práctica inutilizables al poco tiempo de haber comprado el reloj? ¿Es problema del uso? Puede que algunos acumuladores fallen por un uso intensivo por parte de sus dueños de las funciones del reloj, pero si esto es así, ¿cómo algunos dueños, que juran y perjuran que hacen un uso casi abusivo de su reloj, no parecen sufrir los mismos efectos?

Lo que está claro es que no es algo únicamente de Casio, sino que también le ocurre a otros acumuladores de otras marcas, como en algunos Citizen. No hablemos ya de marcas más "asequibles" como Swatch, cuyos acumuladores tienen fama de durar un suspiro.



El problema, por lo tanto, no parecer radicar en un uso intensivo del reloj (aunque si se abusan de sus funciones, lógicamente, como cualquier pila, el acumulador se acabará agotando antes). Tampoco se puede decir que sea un problema de acumulador: ¿cuántos no hemos oído a mucha gente quejarse, porque la pila de reloj le duró apenas un año tras adquirirlo? O, también, ¿cuántos mencionan que la única pila que cumplió de veras los años de durabilidad que especifica en el reloj -cinco, siete, o diez años...- fue la que venía de fábrica?

En estos dos últimos casos parece más clara la razón, y es que en fábrica se puede tener la suerte de montar una pila relativamente nueva, o bien la desgracia de que nos toque que nos monten una pila del último lote, que lleva años almacenada. Y todos sabemos que las pilas de los relojes, en el momento de salir de la factoría, ya comienzan a perder energía.


En cuanto a los acumuladores, la razón, aparte de que en algunos pueda ser debido a lo que comentamos anteriormente, más bien parece deberse al tipo de almacenamiento que haya tenido el reloj. Ya hemos mencionado aquí en alguna que otra ocasión que los acumuladores son una buena alternativa, y sin duda, de entre pilas y baterías, la mejor. Tanto en economía como en ecología. Pero sufren, por su tecnología, de dos principales puntos débiles: un exceso de energía -los recalienta-, y una escasez de la misma -los inutiliza. Hemos aconsejado que siempre que se pueda se recurra a un término medio: una exposición a la luz, sin llegar a tenerlos intensamente recargándose todo el tiempo. Asimismo, no dejar nunca que se agoten y se queden sin energía, pues entonces muchas de las partes químicas encargadas de generar la electricidad quedarán inservibles y con el tiempo el acumulador ya no podrá cumplir su función. Manteniendo este equilibrio seguramente consigamos que nuestro acumuldor nos dure muchos años.

Conviene señalar, por último, que la tecnología solar es relativamente reciente, que los primeros acumuladores fallaban muchísimo pero que, al fin y al cabo, es una tecnología bastante superior a los capacitadores que se utilizaban antiguamente. Y, en último término, siempre es una mejor solución en cuanto a autonomía que las pilas.

| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

Nuevo catálogo de Baby-G (Casio Japón)

El catálogo "autumn-winter" correspondiente a la temporada 2017/2018 de Baby-G, ya ha visto la luz en Japón. En su pdf de 6,1 MB,...