Hace cinco años: Casio nos enseñaba lo que puede hacer con un trozo de acero


En enero del año 2007 Casio sorprendía a propios y extraños con unos modelos de los G-Shock que harían las delicias de casi todo el mundo: se trataba de los nuevos G-011D, integrados en la serie genérica C3 (popularmente conocida como "cube"), y en los cuales destacaba la presencia del metal en prácticamente toda su construcción exterior (aunque tenían partes en la zona inferior de resina).

A lo largo de aquél mismo año lanzarían alguna que otra versión más, aunque de inicio se presentaba con cinco componentes: el G-011D-2BDR, el G-011D-4ADR, el G-011D-6ADR, el G-011D-7BDR y el G-011D-8ADR. Todos ellos eran duales (analógicos y digitales), con un diseño de las agujas impresionante (en forma de flecha y bicolor), y dígitos numéricos con marcas (o marcas simplemente) en su dial.


Lógicamente, también eran G-Shock, es decir, resistentes a los golpes, y contaban con horario multizona (29 zonas horarias), cronógrafo, cuenta regresiva, alarmas independientes (cinco, una con snooze), calendario automático hasta el año 2039 y señal horaria. Su precisión era de unos +/-15 segundos por mes, y su pila, una CR1220, les proveía energía hasta los 3 años.

El peso era de 155 gramos, y su tamaño de 47,5 x 43,7 x 14,7 mm.

| Redacción: Zona Casio

1 comentario:

  1. Anónimo4.1.12

    ojalá casio vuelva a sacar algo así pronto

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...